PIENSA LA MUERTE

PIENSA LA MUERTE

TOMÁS MORO

17,00 €
IVA incluido
Consultar disponibilidad
Editorial:
EDICIONES CRISTIANAS
Año de edición:
2007
ISBN:
978-84-7057-512-9
Páginas:
172
Encuadernación:
Otros
17,00 €
IVA incluido
Consultar disponibilidad
Añadir a favoritos

Piensa la muerte











Introducción: la muerte y el arte de vivir.

13















PIENSA LA MUERTE.

51















. El pensamiento de la muerte.

67















. Sobre la Sobervia.

85















. Sobre la Envidia.

93















. Sobre la Ira.

99















. Sobre la Avaricia.

107















. Sobre la Gula.

119















. Sobre la Pereza.

129















UNA POESÍA SOBRE LA MUERTE.

131















INSCRIPCIÓN DE TOMÁS MORO PARA SU TUMBA.

133















EPITAFIO.

137















UN DÍSTICO DE TOMÁS MORO ESCRITO TRES AÑOS ANTES DE SU MUERTE.

139















Bibliografía.

141















Comentario al texto.

145

Aparece por primera vez en castellano esta obra escrita por Santo Tomás Moro en 1522 y que bien podría titularse Arte de Vivir. Se trata de un ejercicio intelectual, en el que Moro se propuso reflexionar emparejando, en breves meditaciones sucesivas, los cuatro novísimos (muerte, juicio, cielo e infierno) y los siete pecados capitales. La obra quedó incompleta -sólo con las reflexiones relacionadas con la muerte- y de ahí el título. El lector notará enseguida la frescura del lenguaje de Moro, lleno de sentido común y buen conocedor, como político experimentado, de los vicios por los que tan fácilmente se dejan arrastrar los hombres, y que a última hora- de nuevo una relación con los novísimos- les hacen infelices. A no ser que, meditando comno él propone, comprendan que la conducta virtuosa vale la pena.

El texto va acompañado de una valiosa introducción del traductor y experto moreano Álvaro Silva, de notas explicativas y de textos menores de Moro, siempre cargados de buen humor, como el epitafio, que comienza Qui memor es Mori, y que puede traducirse por Tú, que te acuerdas de Moro, o también Tú, que te acuerdas de que has de morir.